El legado de la alianza española con los tlaxcaltecas

El legado de la Alianza Española-Tlaxcalteca

No es una exageración decir que Cortés no hubiera derrotado a los mexicas sin los tlaxcaltecas. Miles de guerreros y una base segura de apoyo a solo unos días de distancia de Tenochtitlan fueron invaluables para Cortés y su esfuerzo de guerra.

Eventualmente, los tlaxcaltecas vieron que los españoles eran una amenaza mayor que los mexicas (y lo habían sido todo el tiempo). Xicotencatl el Joven, que había estado receloso de los españoles todo el tiempo, trató de romper abiertamente con ellos en 1521 y por órdenes de Cortés fue públicamente ahorcado por querer romper el tratado.

Fue un mal pago para el padre del joven Príncipe, Xicotencatl el Viejo, cuyo apoyo a Cortés había sido tan crucial, pero para cuando la dirigencia tlaxcalteca comenzó a tener dudas sobre su alianza, ya era demasiado tarde; dos años de guerras constantes los habían dejado demasiado débiles para derrotar a los españoles, algo que no habían logrado incluso cuando estaban en su poder en 1519.

Desde la conquista, algunos mexicanos han considerado a los tlaxcaltecas como "traidores" que, como la intérprete y maestra de Cortés Doña Marina (mejor conocida como "Malinche") ayudaron a los españoles en la destrucción de la cultura nativa.

Este estigma persiste hoy, aunque en una forma debilitada. ¿Eran los traidores tlaxcaltecas? Lucharon contra los españoles y luego, cuando se les ofreció una alianza de estos formidables guerreros extranjeros contra sus enemigos tradicionales, decidieron que "si no puedes vencerlos, únete a ellos".

Los acontecimientos posteriores demostraron que tal vez esta alianza fue un error, pero lo peor de lo que se puede acusar a los tlaxcaltecas es la falta de previsión.

(0 votes)