Sangre: Eritrocitos (Glóbulos Rojos)

Los eritrocitos, o glóbulos rojos, constituyen la mayor población de células sanguíneas, con un número de 4,5 a 6 millones por milímetro cúbico de sangre. Realizan el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono entre los pulmones y los tejidos corporales. 

Para combinarse eficazmente con el oxígeno, los eritrocitos deben contener una cantidad normal de hemoglobina , pigmento de proteína roja, cuya cantidad a su vez depende del nivel de hierro en el cuerpo. Una deficiencia de hierro y, por lo tanto, de hemoglobina conduce a la anemia y la pobre oxigenación de los tejidos corporales.

Los eritrocitos se desarrollan constantemente a partir de células madre, las células no diferenciadas y autorregeneradoras que dan lugar a eritrocitos y leucocitos en la medula osea . En el feto, se producen glóbulos rojos en el bazo . 

A medida que maduran, los eritrocitos pierden sus núcleos, se vuelven en forma de disco y comienzan a producir hemoglobina. Después de circular durante unos 120 días, los eritrocitos se desgastan y se destruyen por el bazo. Aunque todos los glóbulos rojos son esencialmente similares, ciertas estructuras en sus superficies varían de persona a persona. 

Estos sirven como base para la clasificación en grupos sanguineos . Hay cuatro grupos sanguíneos principales, cuya compatibilidad o incompatibilidad es una consideración importante para una transfusion de sangre exitosa.

(0 votes)