¿Cuáles son los pescados más sanos?

Cuanta más grasa contiene un pescado, más beneficios le reporta a la salud. Después de todo, dicha grasa está formada principalmente por OMEGA-3, un ácido graso que es incapaz de producir nuestro cuerpo por sí mismo.

Este compuesto reduce los niveles de colesterol en sangre, mantiene las arterias sanas y libres de trombos y previene los problemas cardiacos. Además, reduce de forma natural los niveles de tension arterial.

El llamado pescado blanco, bacalao, lenguado, rape, merluza, rodaballo, es sedentario, no necesita hacer acopio de grandes reservas de energía y solo posee un 1-2 % de grasa en su cuerpo. Eso sí, es una fuente de proteínas saludables y poco calórica, además de aportar vitaminas del complejo B.

Por su lado, pescados azules como las sardinas, los salmones y los atunes son trotamundos, realizan largos desplazamientos a lo largo de su vida y eso los lleva a acumular entre un 5 % y un 10 % de grasa entre sus músculos. Teniendo en cuenta que también aportan proteínas en cantidad y calidad similares al huevo y la carne, su nivel gastronómico y nutricional a estas alturas está por las nubes.

El consumo de omega-3 no solo mejora la salud cardiovascular, sino que beneficia al cerebro. Las neuronas encargadas de almacenar información en el hipocampo se comunican mejor unas con otras cuando los niveles de omega-3 son elevados. Asimismo, que por las venas fluya este nutriente en abundancia previene la depresión y mejora el estado de ánimo.

Pero comer pescado en grandes cantidades también tiene sus contraindicaciones, sobre todo si tenemos en cuenta que algunos de ellos son más propensos a acumular mercurio.

Concretamente, esta sustancia nociva estaría más presente en los peces grandes, los predadores que se encuentran al final de la cadena alimenticia. Por ejemplo, los tiburones se comen muchos peces pequeños, los cuales a su vez ingieren el mercurio depositado en el plancton. Aparte de este escualo, otras especies disponibles en las pescaderías, como el pez espada, la caballa y los blanquillos también pueden contener dosis elevadas del elemento químico.

(0 votes)