El Dadaismo

El Dadaísmo surge con la intención de destruir todos los códigos y sistemas establecidos en el mundo del arte. Es un movimiento antiartístico, antiliterario y antipoético, ya que cuestiona la existencia del arte, la literatura y la poesía. Se presenta como una ideología total, como una forma de vivir y como un rechazo absoluto de toda tradición o esquema anterior. Está en contra de la belleza eterna, contra la eternidad de los principios, contra las leyes de la lógica, contra la inmovilidad del pensamiento y contra lo universal. Los dadaístas promueven un cambio, la libertad del individuo, la espontaneidad, lo inmediato, lo aleatorio, la contradicción, defienden el caos frente al orden y la imperfección frente a la perfección. Proclaman la protesta, del shock, del escándalo, de la provocación, con la ayuda de medios de expresión irónico-satíricos. Se basan en lo absurdo y en lo carente de valor e introducen el caos en sus escenas, rompiendo las formas artísticas tradicionales. Se sirvieron también del montaje de fragmentos y de objetos de desecho cotidiano. El origen del término Dadaísmo es confuso. La versión más aceptada dice que al abrir un diccionario al azar apareció la palabra dada, que significa caballito de juguete, y fue adoptada por el grupo. El movimiento dada nació en un café cantante de Zurich en 1916, donde se recitaban poemas. Esta ciudad, se había convertido en un centro de refugio para emigrantes procedentes de toda Europa que querían escapar de la guerra. Allí se reunieron representantes de diversas escuelas como el expresionismo alemán, el futurismo italiano y el cubismo francés. Esto da al dadaísmo la particularidad de no ser un movimiento de rebeldía contra una escuela anterior, sino que cuestiona el concepto del arte antes de la Primera Guerra Mundial. El Dadaísmo incluyó las artes visuales, la literatura, el teatro y el diseño gráfico y se caracterizó por su política en contra de la guerra, de la burguesía y su naturaleza anarquista. Los artistas que encabezaron el movimiento en el país fueron Marcel Duchamp, Francis Picabia y Man Ray, a quienes se les unieron Beatrice Wood y Elsa von Freytag- Loringhoven. En Francia, el Dadá comenzó en París en 1920, cuando la mayoría de los artistas originales del movimiento se reunieron en el lugar. Se produjeron manifiestos, periódicos, manifestaciones, presentaciones artísticas, etc. Todo inspirado por Tzara. Aunque el Dadaísmo fue muy amplio, fue también inestable. En París en 1924, el movimiento comenzó a transformarse en surrealismo y los artistas comenzaron a cambiar sus ideas a otras formas de arte como el realismo y el modernismo, además del mismo surrealismo. Debido a la Segunda Guerra Mundial, muchos artistas europeos llegaron a Estados Unidos, mientras otros murieron en los campos de concentración de Hitler, que persiguió a ese tipo de arte. Desde ahí, el Dadá se hizó cada vez menos activo y nuevas formas de arte surgieron. Hasta el día de hoy, el Dadá ha sido llamado una influencia para otros movimientos anti artísticos, políticos y culturales. Dentro del Dadaísmo podemos encontrar tres direcciones: la crítica del arte, de la cultura y de la vida burguesa; la negación de la experiencia y la racionalidad en la elaboración de una obra de arte, tendencia que conducirá al Surrealismo, y la crítica política, la militancia anticapitalista y antifascista, supuesto que se hace evidente en el grupo Dadá de Berlín.
(0 votes)