La edad de oro holandesa de la pintura: Caravaggio

Edad de oro holandesa de la pintura

Rembrandt

Donde Hals se especializó en capturar el exterior único de un sujeto, Rembrandt (1606-1669) buscó la realidad interna, para decirlo de otra manera, mientras el pintor barroco flamenco Rubens personificó el lado exuberante, teatral y cortesano del arte barroco, Rembrandt representó su aspecto atormentado, dramático e introvertido.

Él era el heredero de Caravaggio; el él hizo de esta herencia el núcleo de un logro incomparable. Fue Rembrandt quien dio una nueva espiritualidad al arte realista de Holanda, mantuvo los métodos del realismo, pero les dio una luminosidad traslúcida hasta ahora desconocida. Sobretodo, se fue por debajo de la superficie de sus sujetos humanos y expuso parte de su carácter y alma internos.

Una de sus primeras grandes obras maestras de retratos fue un realidad un retrato grupal, un tipo que era especialmente característico del país y del tiempo. Duran las guerras con España, se habían formado muchas compañías de soldados voluntarios, tal vez deberíamos llamarlos compañías de milicias. Después de la victoria holandesa, sus miembros no se habían separado, sino que continuaban reuniéndose; y cada una de estas compañías quería un retrato grupal para mostrar a sus miembros reunidos.

Por lo general, estos lienzos eran de mayor ancho que alto, y mostraban a los oficiales de la compañía agrupados alrededor de una mesa y otro objeto que serviría de pretexto para una reunión de tantos hombres. La iluminación se representó como natural, sin ningún contraste dramático, dando el mismo énfasis a cada uno de los sujetos.

El retrato de Rembrandt –muy controvertido en su momento-. En realidad se titula “The company of Frans Baning Cocq y Willem Van Ruytenburch”, pero es más conocido como “The Night Watch” (1642), debido al fondo oscuro del que emergen sus figuras, total o parcialmente iluminadas por parches de luz; pero no es una escena nocturna:

La oscuridad es una técnica de caravaggiusmo conocida como tenebrismo, que implica el contraste de la sombra oscura con áreas de luz intensa, una técnica que no se había visto antes en los retratos grupales. Contrario a la convención, los oficiales de la milicia no tienen la misma importancia pero se presentan en un orden estrictamente jerárquico. El capitán de la compañía y su lugarteniente son vistos con una fuerte luz en el centro con los demás a su alrededor, solo sus cabezas emergiendo de la sombra. Tal enfoque significó el comienzo de un interés en el uso de la luz para observar a una sola figura, o algunas veces a solo una cara.

(0 votes)