La arquitectura moderna, constructivismo, expresionismo y neoexpresionismo

Arquitectura moderna

Algunos estilos y construcciones modernas

Biblioteca moderna de Beinecke, Universidad Yale, Gordon Bunshaft, 1963.

¿No hay ventanas en una biblioteca? Piensa otra vez, en la biblioteca de libros raros de 1963 en la universidad de Yale hace todo lo que cabría esperar de la arquitectura moderna. Además de ser funcional, la estética del edificio rechaza el clasicismo. La biblioteca tiene paneles en las paredes exteriores donde podrían estar unas ventanas, de hecho, estos paneles son, las ventanas para una biblioteca moderna de libros raros.

Esta fachada construida con delgadas piezas de mármol de Vermont, permitiendo una luz natural filtrada a través de la piedra y en los espacios inferiores: un notable logro técnico con materiales naturales y un diseño moderno del arquitecto Gordon Bunshaft y Skidmore, Owings & Merrill (SOM).

Expresionismo y neoexpresionismo

El expresionismo evolucionó a partir del trabajo de los artistas y diseñadores de vanguardia en Alemania y otros países europeos durante las primeras décadas del siglo XX. Muchas obras fantasiosas fueron representadas en papel pero nunca construidas, las características principales del expresionismo son: formas distorsionadas; líneas fragmentadas, formas orgánicas o biomorficas, formas esculpidas masivas, uso extensivo de concreto y ladrillo, y falta de simetría.

Neoexpresionismo construido sobre ideas expresionistas, los arquitectos en los años 1950 y 1960 diseñaron edificios que expresaban sus sentimientos sobre el paisaje circundante. Las formas esculturales sugerían rocas y montañas. La arquitectura orgánica y brutalista a veces se describe como neo-expresionista.

Constructivismo

Durante la década de 1920 y principios de 1930, un grupo de arquitectos de vanguardia en Rusia lanzó un movimiento para diseñar edificios para el nuevo régimen socialista. Llamándose a si mismo constructivista, creían que el diseño comenzó con la construcción. Sus edificios enfatizaban formas geométricas abstractas y partes funcionales de máquinas.

La torre Tatlin, que se elevaba 400 metros (uno 1.300 pies), habría sido más alta que la Torre Eiffel en París. El coto de erigir tal edificio habría sido enorme, pero aunque el diseño no se construyó el plan ayudó a lanzar el movimiento constructivista.

(0 votes)